Espero que al leer este titular: «Las pantallas, el juguete por excelencia del siglo XXI», te hayas echado las manos a la cabeza, y si no ha sido así, aquí…