La adolescencia es un periodo de la vida tan desconcertante como importante. Es una etapa de grandes retos, tanto para los adolescentes como para los adultos que los rodean.

Durante la adolescencia, la mente cambia la forma de recordar, razonar, pensar, tomar decisiones y cómo nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás.

Cambios cerebrales en la adolescencia

Hay cuatro cambios asociados a las reestructuraciones cerebrales que caracterizan la etapa adolescente: la búsqueda de novedades, la implicación social, el aumento de la intensidad emocional y la experimentación creativa.

  • La búsqueda de novedades surge de un aumento de la necesidad de gratificación en los circuitos cerebrales que generan la motivación interior, lo que impulsa al adolescente a probar cosas nuevas y experimentar con mayor plenitud. Este proceso les ayuda a romper con los límites de la infancia y ver más allá de lo que conocen. Además, establecen un compromiso mayor con su propia vida, lo que les permite fijar y reorientar sus objetivos vitales. Como contrapartida, conlleva un incremento de la impulsividad y la reactividad emocional, mayor predisposición a asumir riesgos innecesarios y a querer experimentar con cualquier novedad, desgraciadamente incluye las sustancias tóxicas.
  • La implicación social provoca un aumento de la empatía, aunque paradójicamente, también suele ir asociada a una menor capacidad para reconocer los estados emocionales de los demás, les permite establecer nuevos vínculos con sus iguales, además de encontrar su sitio en el mundo de los adultos. Generan también relaciones de apoyo, que se ha demostrado que mejoran el bienestar y la felicidad. Como contrapartida, este cambio en sus relaciones les puede exponer al rechazo de los adultos, lo que hace que se centren en su entorno adolescente y, a veces, no adquieran suficientes modelos positivos de una adultez sana.
  • Con respecto al aumento de la intensidad emocional, les confiere una mayor vitalidad y entusiasmo, y al mismo tiempo les ayuda a protegerse de las posibles amenazas del entorno. Las emociones implican patrones de respuesta impulsivos ante situaciones potencialmente amenazantes. Como contrapartida, implica un incremento, a veces excesivo de impulsividad, de reactividad y de cambios de humor muy polarizados, lo que también puede conllevar mayor rechazo por parte de los adultos.
  • Finalmente, la exploración creativa implica un aumento de la capacidad de reflexión y de abstracción que los lleva a cuestionar el statu quo, a buscar estrategias fuera de lo establecido, a generar nuevas ideas y a aplicar innovaciones. Como contrapartida, la búsqueda de significado a la vida puede conducirles a sufrir crisis de identidad, a una falta aparente de dirección y propósito y a una mayor vulnerabilidad frente a la presión de sus iguales y de los adultos.

En resumen, la adolescencia nos hace humanos, con todo lo que esto conlleva.

Si te haces preguntas como ¿Por qué ha cambiado mi hijo adolescente tanto en tan poco tiempo?, ¿Por qué se comporta de ese modo?, ¿Podré llegar a entenderle algún día?, ¿Cómo tengo que tratarle?, no dudes en pedir cita con nuestros profesionales para que te ayuden a mejorar la comunicación entre padres e hijos, entenderles, darles un buen ejemplo y ser respetuosos con sus ritmos de maduración.

Referencias bibliográficas:
Bueno, D. (2022). El cerebro del adolescente. Grijalbo

Noelia Mata Galve, Psicóloga Clínica, en Red Cenit Valencia


SI NECESITAS ORIENTACIÓN O AYUDA PARA TU CASO PERSONAL, PUEDES CONSULTARNOS VÍA ONLINE (SECRETARIA@REDCENIT.COM); TELEFÓNICA (96 360 16 16 / 609 759 016)
POSIBILIDAD DE CONSULTA A TRAVÉS DE SKYPE (SOLICÍTANOS INFORMACIÓN SOBRE PRECIOS)