En Psiquiatría y Psicología la comorbilidad consiste en la presencia de más de un diagnóstico que se da en un individuo simultáneamente. Por su parte, en psiquiatría esto no implica necesariamente la presencia de múltiples trastornos, sino que en realidad puede reflejar la incapacidad en un momento dado para asignar un único diagnóstico para todos los síntomas.

Con poco que se reflexione sobre las distintas funciones neuropsicológicas y la especial involucración del sistema ejecutivo en la estructura cognitiva del TDAH, se hace evidente la próximidad y solapamiento que existe con diversos trastornos del neurodesarrollo.

A continuación se exponen los distintos trastornos que muestran comorbilidad en el TDAH:

  • Trastorno disruptivo (Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno de Conducta)
  • Trastorno de Ansiedad
  • Trastorno del humor (Trastorno depresivo y Trastorno Bipolar)
  • Trastorno del Aprendizaje
  • Trastorno por tics/Sindrome de Tourette.
  • Trastorno del Espectro Autista
  • Discapacidad Intelectual (CI<70)
  • Abuso de sustancias
  • Daño Cerebral Adquirido
  • Trastornos del sueño.
  • Trastorno del Desarrollo de la Coordinación
  • Disfunción familiar
  1. TDAH y trastornos de conducta disruptiva
    El Trastorno Negativista Desafiante (TND) y el Trastorno de Conducta (TC) son en conjunto las comorbilidades más frecuentes asociadas al TDAH.
  2. Trastorno Negativista Desafiante (TND)
    El TND se caracteriza por un patrón constante, durante al menos seis meses, de enfados explosivos, hostilidad, resentimiento y desafío a las figuras de autoridad adultas y constituye el trastorno comórbido más frecuente en el TDAH.
  3. Trastorno de Conducta (TC)
    El trastorno de conducta (TC) es la forma más grave de trastornos del comportamiento, y se da principalmente en la adolescencia en pacientes que han tenido TND anteriormente.
  4. TDAH Y Trastornos de Ansiedad (TA)
    Los niños con TDAH muestran un riesgo de presentar ansiedad tres veces mayor que la población infantil sin TDAH. Los trastornos de ansiedad más frecuentes en el TDAH son el trastorno de ansiedad generalizada y el trastorno de ansiedad por separación.
  5. TDAH y trastornos del humor (trastorno depresivo y trastorno bipolar)
  6. TDAH y Trastorno Depresivo
    Muchos estudios han demostrado una marcada asociación entre el TDAH y la depresión mayor o distimia, y estiman que el diagnóstico de depresión es hasta cuatro veces más frecuente en niños y adolescentes con TDAH que sin él.
  7. TDAH y Trastorno Bipolar (TB)
    Algunos autores presentan que hasta el 20% de los niños con TDAH presentan también trastorno bipolar.
  8. TDAH y Trastorno del Aprendizadje (TAp)
    Los niños con TDAH experimentan muchas dificultades para concentrarse y prestar atención; se aburren fácilmente y no terminan sus actividades correctamente. Esto hace que su rendimiento en clase sea menor de lo esperado con respecto a su capacidad intelectual.
  9. TDAH y tics/Trastono de Tourette
    Los tics simples y transitorios son muy frecuentes en la población infantil. Los tics suelen comenzar entre los 3 y 5 años de edad, con un pico de prevalencia hacia los 9-12 años, y en este caso, la mayoría se resuelve de forma espontánea. Sin embargo, a veces puede empeorar hasta la adolescencia, para mejorar a partir de ese momento. En torno al 2% desarrolla trastornos de tics crónicos.
  10. TDAH y Trastorno del Espectro Autista (TEA)
    Hace años no se aceptaba que las personas con TEA pudieran también tener TDAH. Actualmente se reconoce la importancia de diagnosticar y tratar ambos trastornos a la vez.
  11. TDAH y discapacidad intelectual (CI<70)
    Un niño con Discapacidad intelectual puede tener TDAH. La prevalencia de TDAH en niños con discapacidad intelectual es dos o tres veces mayor que en la población general.
  12. TDAH y trastorno por abuso de sustancias (TUS)
    Las personas con TDAH tienen un riesgo cuatro veces mayor de uso de sustancias, particularmente tabaco, alcohol, cannabis y cocaína. También suelen tener un inicio más temprano en el uso de sustancias, en comparación con la población general.
  13. TDAH y trastornos del sueño (TS)
    Los TS como “el sindrome de movimientos periodicos de extremidades” o el “sindrome de piernas inquietas” o los tratornos de excesiva somnolencia diurna como la narcolepsia o la hipersomnia idiópatica tienen una prevalencia mayor en el TDAH que en la población general.
  14. TDAH y las dificultades en la interacción famliar
    Aunque la dificultad en la interacción familiar no es técnicamente una comorbilidad en el TDAH, queremos mencionarla explícitamente por dos razones:
    – El TDAH del niño con frecuencia genera disfunción famliar, y es importante buscarla en la exploración para poderla abordar dentro del plan de tratamiento.
    – El TDAH no es producto de la dificultad en la interacción familiar, aunque ésta no beneficie los síntomas del TDAH. El TDAH no es culpa de los padres ni de sus desacuerdos.

Raquel Herrero, psicóloga clínica en Red Cenit Valencia

SI NECESITAS ORIENTACIÓN O AYUDA PARA TU CASO PERSONAL, PUEDES CONSULTARNOS VÍA ONLINE (SECRETARIA@REDCENIT.COM); TELEFÓNICA (96 360 16 16 – 609 759 016); O PRESENCIAL (C/ GUARDIA CIVIL, 23 – VALENCIA).
POSIBILIDAD DE CONSULTA A TRAVÉS DE SKYPE (SOLICÍTANOS INFORMACIÓN SOBRE PRECIOS)