En las primeras etapas del desarrollo infantil, es imprescindible el papel de los padres como agentes que estimulan la adquisición de las diferentes habilidades. En esta etapa inicial el niño amplía su capacidad de escucha y manifiesta mayor atención. Por ello, debemos aprovechar para ayudarles con la estimulación del lenguaje.  Ante la presencia de algún tipo de retraso o trastorno del neurodesarrollo esta estimulación es aún de mayor de importancia. Desde Red Cenit proponemos una serie de estrategias para estimular y favorecer el desarrollo lingüístico de los más pequeños.

  1. Haz uso de juguetes y objetos diversos, así como cuentos y libros con imágenes, que serán de gran ayuda para potenciar el lenguaje.
  2. Refuerza los esfuerzos que hace al hablar. Debemos responder al niño cuando vocaliza o hace algún intento de comunicación.
  3. Necesita un modelo correcto de articulación del lenguaje: háblale claro y lentamente. Repite enseguida y correctamente lo que el niño acaba de decir incorrectamente.
  4. Fomenta en el niño la necesidad de pedir y demandar los objetos, no te anticipes a sus necesidades.
  5. Procura leer al niño todos los días, utilizando cuentos con imágenes atractivas; cuéntale también historias de invención propia o de tradición oral. Les ayuda mucho con la estimulación del lenguaje.
  6. Sé expresivo, utiliza gestos cuando el niño comienza a aprender el lenguaje.
  7. El niño necesita que utilicemos con él un lenguaje sencillo, oraciones cortas con palabras y estructuras fáciles de entender. Si queremos que el niño comprenda lo que le estamos diciendo, hemos de acompañarlo con el tono adecuado y con un discurso de corta duración.
  8. Describe con palabras lo que el niño está haciendo. Podemos imprimir fotos reales de el niño haciendo diferentes acciones y después mirarlas con él para fomentar la comprensión y descripción de rutinas y el autoconocimiento.
  9. El niño necesita oportunidades y tiempo para expresarse por sí mismo, que él conteste, no los adultos por él.
  10. Preséntale diferentes sonidos familiares (como el timbre de la puerta), de animales (del perro, de la vaca, …) y llama su atención sobre todos aquellos que aparezcan en el ambiente.
  11. Fomenta el ritmo y el gusto por la música a través de canciones infantiles sencillas.
  12. Evita el uso del chupete, al menos durante el día (puede llegar a producir deformaciones en el paladar e influir negativamente en la correcta articulación del lenguaje).
  13. Motiva la comunicación oral en las actividades cotidianas: baño, comida…para que desarrolle su vocabulario. En este aspecto, es importante destacar que, en cada una de las rutinas, ya sean diarias o juego, se utilicen de forma repetida las mismas palabras en el mismo contexto. De esta forma, favorecemos la comprensión, la estimulación del lenguaje y la repetición por parte del niño.
  14. Motiva la participación oral procurando que el niño nombre objetos familiares y creando situaciones donde ella los solicite.
  15. Corrige siempre las producciones erróneas del niño, pero pronunciándole sólo la palabra o frase correcta.
  16. Juega con marionetas para favorecer el lenguaje.
  17. Apórtale características de cada género (masculino /femenino), para que reconozca su pertenencia a uno de ellos.
  18. Espera: en el intercambio comunicativo, espere con mirada expectante la respuesta: establezca contacto con los ojos, inclínese hacia el niño, levante las cejas, que el rostro expectante sea bien claro para el niño.
  19. Establezca situaciones comunicativas: No anticipe cada necesidad de su hijo. Genere momentos en los que él va a tener que hablar para conseguir lo que necesita. En muchas ocasiones puede ser interesante guardar objetos o juguetes que interesen al niño en botes con rosca que él no puede abrir, para que necesite comunicarse para obtener el objeto. Hemos de potenciar que esta demanda se establezca con contacto visual directo acompañado de algún tipo de vocalización previa a las palabras.
  20. Es importante estimular la conducta de señalado. En un primer momento la podemos hacer por modelado (ayudando al niño a hacer el gesto), con imágenes u objetos que le interesen. Inicialmente, lo haremos sobre imágenes en cuentos o sobre objetos cercanos, posteriormente se va aumentando la distancia. También se puede incentivar la aparición del señalado mediante la elección, ofrecemos dos objetos al niño (juguetes o comida) para que el niño nos indique el que desea mediante el señalado y la mirada.
  21. Disminuir las preguntas directas: por ejemplo “¿qué es esto?, ¿qué quieres?, etc. No se desarrolla el lenguaje con un desarrollo excesivo de preguntas. Hay que reemplazarlas por: comentarios: observe qué está haciendo el niño y haga un comentario acerca de eso (reemplazando lo que sería su diálogo interno). De la misma manera que las preguntas a veces limitan el desarrollo del lenguaje, los comentarios lo promueven.
  22. ¡¡¡DIVIÉRTANSE!!!!. Es la pauta principal para la estimulación del lenguaje, ya que su hijo no va a querer comunicarse si no lo encuentra divertido.

Lara Beltrán, logopeda en Red Cenit Castellón