Una oclusión dental adecuada es la que permite que los dientes del maxilar superior se relacionen con los dientes del maxilar inferior de una manera armónica haciendo que esto permita una eficiente masticación y deglución de los alimentos, articular bien las palabras entre otras funciones y le da a la cara un aspecto uniforme, de ser lo contrario se dice que estamos en presencia de maloclusiones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), las maloclusiones ocupan el tercer lugar de prevalencia dentro de las patologías en Salud bucodental, luego de la caries dental y de la enfermedad periodontal. La mayoría de los pacientes afectados muestran evidencias de esta patología desde la infancia y pueden ser asociadas de forma directa con hábitos bucales. Los hábitos encontrados con más frecuencia fueron: la deglución atípica y la respiración bucal, seguidos en tercer lugar por el hábito de succión digital. El grado de las alteraciones producida dependerá de la duración, intensidad y frecuencia del hábito, como así también de las características biotipológicas del paciente.
La deglución atípica puede aparecer principalmente a causa de:

  1. La alimentación artificial por medio del biberón.
  2. Amígdalas inflamadas
  3. Pérdida temprana de los dientes temporales anteriores.
  4. Factores simbióticos como la respiración bucal, hábito de succión digital, etc.

Signos de alerta

  • Posición atípica de la lengua
  • Falta de contracción de los maseteros
  • Participación de la musculatura oral con presión del labio y movimiento con la cabeza
  • Tamaño y tonicidad de la lengua
  • Babeo nocturno dificultad de ingerir alimentos sólidos
  • Alteración en la fonación. Dificultad para pronunciar los fonemas D, T, S, H, y Y. El sellado fonético del labio inferior con los bordes incisales es importante para los sonidos de la F y V. Los bordes incisales de los dientes anteriores también son importantes para los sonidos de la S y puede ocurrir un “seseo” o pronunciación imperfecta de la S por sustitución interdental de la lengua.
  • Acumular saliva al hablar.
  • Sonidos anormales durante la masticación.
  • Respiración fuerte o apneas nocturnas.

Tratamiento

El diagnóstico y tratamiento de la deglución atípica se realiza de forma coordinada entre el logopeda y el dentista. El tratamiento de elección para la deglución atípica está representado por la terapia miofuncional, que consiste en una serie de ejercicios que tienen el objetivo de eliminar los esquemas neuromusculares de este hábito y fijar nuevos, enfocados al establecimiento de un patrón de deglución fisiológico normal, rehabilitando la posición y función de los músculos de la lengua, labios, mejillas y del velo palatino. Para lograr este fin, se debe establecer una relación de confianza entre paciente y logopeda, en donde este último deberá:

  • Explicar el objetivo del tratamiento.
  • Explicar la función de los ejercicios que se  indicarán al paciente.
  • Mostrar cuál es la forma correcta de ejecutar los ejercicios.
  • Motivar al paciente y a los padres.

Lara Beltrán, logopeda en Red Cenit Castellón