Ningún padre quiere que su hijo su hijo sufra, pero este sentimiento y/o actitud hace que los niños sean los “reyes de la casa” y, por tanto, que tenga consecuencias…