En primer lugar, hay que tener en cuenta que entre los 3 y 5 años, muchos niños reaccionan pegando o mordiendo, en especial cuando se frustran, y hay que reconducir…