Sabemos que, a veces, los niños con TEA (entre otros diagnósticos) presentan dificultades a la hora de regular sus emociones. Los cambios de rutina, de horarios, de ambiente, un exceso…