La llegada de las vacaciones es algo que todos esperamos, y en especial los más pequeños de la casa. Ellos están deseando no tener que ir al cole, pasar el día jugando, acostarse tarde, ir a la piscina y a la playa…
Pero para la mayoría de los padres, sobre todo los que tienen que seguir trabajando, los casi 3 meses de vacaciones de los peques pueden ser un problema. Con las vacaciones también llegan los cambios en la rutina, los cambios de lugar de residencia, de actividades, que pueden repercutir de forma negativa en la estabilidad de los niños con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). Sin embargo, existen una serie de pautas que podemos seguir para facilitar la adaptación de los menores a su nueva situación y poder disfrutar plenamente del verano con niños con TDAH.

A continuación, te damos algunos consejos para que toda la familia pueda disfrutar de verano con niños con TDAH y mitigar los efectos de los cambios que se avecinan.

  • Procurarle, dentro de lo posible, una situación estructurada en el hogar. Mantener constante el horario de comidas, baño, sueño, etc., evitándole una estimulación excesiva. (ruidos, luces, etc.).
  • Comunicarle, con suficiente antelación, cualquier posible alteración de la dinámica del hogar de manera que se le permita adaptarse a ella.
  • Hacerle partícipe, según sus capacidades, de las tareas domésticas que pueda realizar. Enseñarle a través del modelado y alabarle cuando intente actuar por si mismo
  • Comentar tranquilamente con el niño sus malas actuaciones, tratando de hacerle ver que es necesario siempre pensar antes de actuar, que la prisa provoca muchos desastres. Tratar de que el mismo genere posibles alternativas a sus equivocaciones.
  • Reforzarle cuando hace algo bien, dirigiéndole una sonrisa o un apalabra de elogio. Ese modo de proceder aumentará en el futuro sus conductas positivas.
  • No actuar permisivamente. Un ambiente sin una normativa clara aumenta la ansiedad y confusión del niño. Es conveniente que le proporcionen pocas normas de conducta claras y coherentes que dirijan sus acciones.
  • Utilizar la autoridad de forma asertiva, lo que implica decir “no” cuando el niño pide o exige cosas poco razonables y expresar esas órdenes de manera clara, precisa y razonada

En definitiva, los niños tienen que entender que estar de vacaciones no solo consiste en jugar durante todo el día, y que hay cosas que siguen siendo de la misma forma todo el año: horarios de comidas, terapias, deberes (de verano), el tiempo que se está delante de la TV, etc.

Os deseamos que paséis un gran verano con niños con TDAH, (o sin este trastorno), y que disfrutéis de ellos todo lo posible, pues no van a ser niños toda la vida. ¡Felices vacaciones!

Ante la presencia de estos signos de alarma, la intervención para mejorar la discalculia debe iniciarse de forma precoz e ir dirigida a tres ámbitos: el niño, la familia y la escuela.


Violeta Peláez, pedagoga y terapeuta en Red Cenit

SI NECESITAS ORIENTACIÓN O AYUDA PARA TU CASO PERSONAL, PUEDES CONSULTARNOS VÍA ONLINE (SECRETARIA@REDCENIT.COM); TELEFÓNICA (609 759 016)
POSIBILIDAD DE CONSULTA A TRAVÉS DE SKYPE (SOLICÍTANOS INFORMACIÓN SOBRE PRECIOS)