“Mi hijo/a no comprende qué le pide el enunciado de matemáticas…”
“Mi hijo/a se salta ejercicios cuando hace los deberes…”
“Mis alumnos/as responden a una pregunta del enunciado del examen y lo demás lo dejan en blanco…”

¿Por qué sucede esto?

Descifrar las instrucciones escritas es clave para realizar las actividades propuestas en los centros escolares. Cuando un alumno/a logra descifrar las instrucciones escritas de forma correcta, consigue comprender la demanda de la actividad y es capaz de interiorizar la información de forma significativa. 

Para poder descifrar dichas instrucciones, es imprescindible focalizar la atención hacia la tarea y controlar la impulsividad, ya que puede repercutir en la lectura y en el momento de llevar a  cabo la instrucción. Una vez leída la información, la persona ha de procesarla para poder llegar a una comprensión de lo que se ha leído. En este momento entra en juego tanto la memoria a corto plazo para recordar lo que se ha leído, como la memoria a largo plazo, la cual añade los conocimientos previos a la demanda.

¿Qué procesos se dan para un correcto descifrado de las instrucciones?

  • Procesos perceptivo-visuales para reconocer las letras por la ruta fonológica o por la visual.
  • Procesos léxicos para reconocer las palabras leídas y su significado.
  • Procesos sintácticos para relacionar las palabras y comprender la estructura.
  • Procesos semánticos para reconocer las ideas.
  • Procesos textuales para incorporar la información a nuestros conocimientos previos.

Pero, para que todo esto sea posible, hay que añadir la importancia de las funciones ejecutivas, entre las que se incluyen la atención sostenida, atención selectiva, planificación, organización, inhibición, flexibilidad cognitiva y memoria de trabajo, siendo esta última muy importante, ya que permite procesar la información y retenerla mientras descodificamos y desciframos la siguiente información del texto o enunciado.

¿Qué ocurre entonces con los niños/as con TDAH?

Los niños/as con TDAH, al tener afectadas las funciones ejecutivas, presentan más dificultad en adquirir todo lo mencionado anteriormente, lo cual provoca que:

  • Se salten palabras.
  • Lean todo el enunciado sin detenerse y tratando de recordar todos los datos de golpe.
  • Procesen información de forma incompleta y/o errónea.
  • No sean objetivos en la evaluación de sus resultados.
  • No aprendan de sus errores.
  • Se desanimen con facilidad.

Es por esto que, desde Red Cenit, enseñamos a los niños/as trabajar con autoinstrucciones que han de verbalizar y que les van a ayudar a ir guiando su trabajo, a detectar los errores y a felicitarse ante las tareas bien realizadas, consiguiendo así que puedan descifrar las instrucciones escritas de forma reflexiva y eficaz.

Esto es altamente beneficioso ya que, además de ayudarles a descifrar las instrucciones, estamos trabajando en el entrenamiento de las funciones ejecutivas y dotando de herramientas al niño/a que le serán útiles a lo largo de las diferentes etapas evolutivas.

Alicia Valls Monzó, es psicóloga y terapeuta en Red Cenit

SI NECESITAS ORIENTACIÓN O AYUDA PARA TU CASO PERSONAL, PUEDES CONSULTARNOS VÍA ONLINE (SECRETARIA@REDCENIT.COM); TELEFÓNICA (609 759 016)
POSIBILIDAD DE CONSULTA A TRAVÉS DE SKYPE (SOLICÍTANOS INFORMACIÓN SOBRE PRECIOS)