El uso de las redes sociales en los niños y adolescentes se ha incrementado exponencialmente en los últimos años gracias al desarrollo de nuevas plataformas sociales y a las nuevas funcionalidades de las redes ya existentes. Las más utilizadas por los niños y adolescentes son: WhatsApp, Instagram, Snapchat, Tik Tok, Facebook y YouTube. ¿Pero están realmente preparados los menores para un uso responsable de las redes sociales y de algunos videojuegos multijugador en línea?

El rápido avance de las nuevas tecnologías ha modificado la forma en la que los más jóvenes se relacionan, estudian, y pasan su tiempo de ocio. Internet, las redes sociales y los videojuegos de multijugador online ocupan gran parte de la vida de los niños y adolescentes, y esto puede dejar de ser una simple actividad de ocio para convertirse en un serio problema de adicción y aislamiento.

Hay que entender que estas actividades no son malas en sí mismas. El “veneno” está en la dosis.
En el momento en el que estar delante del ordenador y usar el móvil nos aísla, nos hace empeorar nuestro rendimiento, nos hace tener  ansiedad y es usado como vía de escape incontrolable, es cuando hay que intervenir.

¿Qué conductas puedes hacernos ver que nuestro hijo tiene síntomas de adicción a las redes sociales y a los videojuegos?

  • Tolerancia. La tolerancia se refiere a la necesidad de aumentar la duración, la intensidad y/o la frecuencia de la conducta objeto de adicción, en este caso el uso de las Nuevas Tecnologías, para obtener el efecto deseado, ya que se produce una disminución del efecto placentero de la conducta si se mantiene con la misma intensidad, frecuencia y/o duración.
  • Pérdida de control. Lo que caracteriza a cualquier adicción es la pérdida de control y la dependencia que experimenta la persona.
  • Ocultación. Como ocurre con las adicciones a sustancias, es muy difícil que un adicto a las Nuevas Tecnologías reconozca que lo es.
  • Abandono de otras actividades. A medida que va pasando el tiempo, la conducta objeto de adicción va ocupando más tiempo en la vida de la persona, de manera que empiezan a verse perjudicadas otras actividades, tanto obligaciones como aficiones.
  • Cambios de comportamiento. Como hemos dicho, el problema de adicción daña todas las parcelas de la vida de la persona.
  • Síndrome de abstinencia. Mención aparte merece el síndrome de abstinencia ya que, como ocurre con las adicciones a sustancias, las personas adictas a una determinada conducta experimentan este síndrome cuando no pueden llevarla a cabo, padeciendo un profundo malestar emocional (estado de ánimo disfórico, insomnio, irritabilidad, inquietud psicomotriz, etc.).

10 consejos para padres:

  1. Navega en Internet con tus hijos. Oriéntales sobre las páginas más fiables, y enséñales a navegar con un objetivo claro marcado de antemano. Transmíteles que NUNCA deben proporcionar datos personales en la red. Es importante que los padres tengan formación en nuevas tecnologías para saber dónde se mueven sus hijos.
  2. Selecciona los videojuegos a los que juegan tus hijos según las normas PEGI (edad y contenidos). No olvides supervisar también los juegos que se intercambian entre los amigos. Y juega con ellos en alguna ocasión.
  3. Establece normas claras para regular el uso de Internet, videojuegos y móvil. Debe estar muy claro cuándo, cuánto y dónde los utilizan. Por ejemplo, después de hacer deporte, después de los deberes o de hacer las tareas de la casa.
  4. Enseña a tus hijos que el móvil es para llamadas cortas y urgentes. Hazles responsables de su consumo, que siempre debe ser limitado y estar controlado por ti.
  5. Haz uso de los programas de control parental tanto en el ordenador como en las videoconsolas, para evitar que tus hijos se encuentren contenidos inadecuados para su edad.
  6. Mantente al corriente de los avances de las Nuevas Tecnologías, para que la llamada brecha digital no suponga un obstáculo en tu labor de proteger a tus hijos.
  7. Dialoga con tus hijos, favorece la comunicación positiva y la escucha activa.
  8. Edúcales en la gestión inteligente del ocio y del tiempo libre.
  9. Esfuérzate para que tus hijos encuentren en ti la confianza y el apoyo para contarte cualquier problema.
  10. No olvides ser consecuente y dar ejemplo en tu interacción con las Nuevas Tecnologías y transmite siempre a tus hijos tu amor incondicional.

Si bien podemos utilizar estos consejos para ayudar a nuestros hijos, y prevenir una futura adicción, hay veces en que se requiere ayuda profesional. El tratamiento más común para la adicción a las redes sociales e Internet, es la Terapia Cognitivo Conductual que busca cambiar conductas re-entrenando la forma en que se piensa y actúa.

Raquel Herrero Lladró, Psicóloga Clínica en Red Cenit

SI NECESITAS ORIENTACIÓN O AYUDA PARA TU CASO PERSONAL, PUEDES CONSULTARNOS VÍA ONLINE (SECRETARIA@REDCENIT.COM); TELEFÓNICA (609 759 016)
POSIBILIDAD DE CONSULTA A TRAVÉS DE SKYPE (SOLICÍTANOS INFORMACIÓN SOBRE PRECIOS)