El TDAH, como muchos sabemos presenta tres bloques de síntomas. El primero relacionado con la atención, el segundo con la hiperactividad y el tercero con impulsividad.  Los niños que están diagnosticados de este problema presentan otras dificultades asociadas, como pueden ser problemas emocionales, o lo que nos incumbe en este caso, problemas o dificultades de aprendizaje que se traduce en problemas en el rendimiento escolar.

 

Sabemos que el lenguaje puede ser adquirido de forma oral y escrita. Los niños con Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad presentan problemas en la escritura, es decir, el grafismo. La escritura manuscrita exige la puesta en marcha de habilidades tanto viso-espaciales a la hora de organizar las letras en el espacio, como de motricidad fina para saber que movimientos con los dedos, la muñeca, (coger el lápiz adecuadamente para poder escribir cada letra y la coordinación ojo-mano)

Se sabe que aproximadamente el 50% de estudiantes que presentan déficit de atención también presentan problemas en la motricidad fina que está relacionada con la coordinación y la secuencia motora que requieren el trazo de las letras. El resultado de los trabajos escritos es la escasa legibilidad, presionar mucho el lápiz, escribir en bloque, (no dejar espacio entre palabras), hacer letras puntiagudas en lugar de redondas como la letra “a” “o”, etc.
La escritura incluye una coordinación motora óptima para hacer las grafías de forma correcta. Es necesario que los padres y profesores ayuden a desarrollar el control de la psicomotricidad y la coordinación, y la discriminación visual de letras.

Algunas de las técnicas que podemos utilizar de forma sencilla son:

  • Técnicas no graficas:
    • Recortar
    • Pintar con los dedos
    • Pegar figuras pequeñas
    • Calcar dibujos que les gustan
    • Contornear figuras con el lápiz
    • Hacer puzles
    • Jugar a canicas.
    • Ensartar macarrones en un cordel.
    • Juegos de equilibrio de palillos
  • Técnicas pictográficas:
    • Dibujo libre
    • Pintar con acuarelas dibujos mandalas o arabescos
    • Rellenar superficies con pintura

Para enseñarles las letras se puede empezar haciendo grupos en los que se tengan que hacer movimientos similares (a, o, c, g). Para un aprendizaje más rápido se suele utilizar técnicas multisensoriales, en los que se empieza con materiales manipulativos como letras de colores, letras de gomaespuma o plastilina, etc.
Los pasos a seguir son:

  • El adulto muestra la letra a escribir
  • El adulto dice en voz alta la letra y los trazos a realizar, (primero hacia abajo, luego arriba, etc.)
  • El niño calca el modelo con su demo y dice en voz alta los movimientos
  • El niño calca el modelo con el lápiz
  • El niño copia la letra sobre el papel mientras mira el modelo.

También se puede utilizar “modelos que se borran”. Consiste en calcar la misma letra pero cada vez con partes que van borrándose poco a poco hasta que ya no tiene el modelo de la letra. Es necesario que esta técnica no se utilice en exceso y se vayan combinando con la escritura de palabras, no solamente de letras aisladas sin sentido.

Coger bien el lápiz es esencial para la buena posición de los dedos, ya que de esta forma se facilita mover la mano y deslizar más fácilmente. Un truco muy útil es poner una pinza de la ropa en la parte inferior del lápiz, cerca de la punta, donde más o menos cogemos correctamente el lápiz para escribir. De esta forma el niño aprenderá a coger el lápiz correctamente.

La escritura es la pintura de la voz. Voltaire

Olivia Caloca, psicóloga y terapeuta en Red Cenit